Mala calidad del aire exige políticas públicas que contribuyan a reducir factores de riesgo: especialistas