Indemnizar a policías rebeldes podría costarle a México hasta 2 mil 200 millones de pesos