El Señor de las Bestias No estaba muerto, andaba de parranda