“Tengo ganas de besarte ahí”, le dice su profesor